Hoy quisiera compartir con ustedes un poco de información acerca de una de tantas bellas tradiciones que tenemos en México, en este caso, el culto a la muerte, que se lleva a cabo el día 2 de Noviembre de cada año.

El culto a los muertos tuvo significado fundamental en los pueblos indígenas y de ahí surgió una serie de ceremonias, actitudes, campos y ofrendas que se arraigaron profundamente y hasta hoy en la mentalidad de los pueblos.
Una manera de decir que el recuerdo de sus seres queridos ocupa el sitio sagrado que corresponde a un altar y se les lleva flores, adornos, confituras y alimentos por que tratan de vivir la imposible ilusión de verlos compartir con ellos como si no existiera entre ambos el abismo misterioso que separa la vida de la muerte.
Cada uno de los materiales que conforman un altar, tiene un significado especial.
El altar se levanta sobre una mesa cubierta con un mantel bordado o deshilado, dos arcos de carrizo adornados con flores de papel de china abombado; a este conjunto se le llama portada o retablo. El pan de muerto es en forma de difunto y lleva un nombre.
Se adorna también con abundancia de flores de zempoaxochitl .
Se colocan cortinas y carpetitas de papel de china picado. Iluminan las ofrendas con veladoras y velas puestas en botellas cubiertas con papel de china.
En muchas partes la gente forma un sendero con pétalos de zempoaxochitl, desde el altar hasta la calle, para que las almas encuentren el camino.
Cualquier visitante es agasajado con comida, que la gente ofrece en nombre de sus muertos, con la creencia de que, si dan, recibirán más en el futuro por intercesión de sus fieles difuntos.

Fuentes:
www.cerritos-slp.com
www.correodelmaestro.com
www.mexicodesconocido.com
www.acabtu.com.mx